2007/04/25

El alma está en el cerebro




La primera vez que vi a Eduard Punset fue hace tiempo, uno de esos domingos en el que dimos bienvenida a la madrugada comiendo helados y viendo tve. Por supuesto, esa l con sonido palatal que tanto nos gusta hizo que el Punset se convirtiera en referencia para otro de esos juegos lingüísticos que de tanto en tanto utilizamos como conectores emocionales o evocaciones sugerentes los que tenemos la dicha, oh sí, de dormir emparejados.

Ya el compromiso estaba hecho. Todos los domingos, 11:00 pm; más o menos, (a menos que cambie la programación) la cita era y es con Redes: divulgación , entrevistas, un noticiero 3000 a ratos incomprensible pero alta, altamente recomendable.

Inteligencia, educación emocional y depresión, entre otras hierbas



Punset acaba de publicar El alma está en el cerebro, resultado de los trabajos de investigación que ha desarrollado durante los últimos diez años y que bien le han valido un lugar especial en el campo de la investigación y la divulgación científica.

Él es adorable y en España lo admiran, siguen y quieren, con toda esa carga afectiva de Prometeo mediático que le adjudican los españoles a sus héroes locales y que bien lo aplauden por sus trabajos rigurosamente científicos o siguen sus andanzas a punta de Hola. En una de las andanzas madrileñas tuve la oportunidad de ver un reality sobre un grupo de chicos y chicas que debían sobrevivir al reto de asistir a una escuela dirigida por el Punset, por cierto que el único reality "respetable" que he visto en mi vida, con el perdón de los acólitos de Orwell.

No resulta sencilla la apuesta: el cerebro, las emociones, la depresión y la reducción del hipotálamo frente al reto de ser y hacernos felices.

Si andan en una cacería de más información sobre este insigne científico que admite sin tapujos que lo que más adora en el mundo es escribir, visiten su blog.

Las relaciones personales constituyen la clave para un mundo y cerebros mejores.

Que lo disfruten


2 comentarios:

Juan Carlos Chirinos dijo...

Bueno, Dakmar, a Punset se le conoce bastante, pero sobre todo por la imitación que hacen algunos comediantes de él, con peluca ytodo; su maravilloso programa ha sido relegaddo desde hace años a la humillante tres de la mañana del domingo, así que ese programa lo ven cuatro gatos insomnes y que no trabajan temprano el lunes. Es una pena, porque se aprende un montón en ese programa; pero ya sabes que es preferible ver bailar a los idiotas de la prensa rosa a las siete de la noche que ladillar a la gente con las culteces de este catalán. Lo heroico de él es que su programa siga existiendo, por lo menos, desde que llegué a este país hace diez años.
Una salvedad que revela el gustio d ela gente por el saber: su libro El viaje a la felicidad, quizá también por su título de libro de autoayuda, estuvo durante mucho tiempo entre los más vendidos: pero eso no quiere decir que la gente vea su programa. En general, se suelen hacer chistes con la cantidad d egente que dice ver la programación de La 2 de TVE, desmentidos siempre por los bajos números de audiencia de todos sus programas. Es como nuestro antiguo canal 5: no lo ve naide pero debe existir.
un abrazo.

Dakmar Hernández de Allueva dijo...

jajajaj.
Qué interesante tu comentario, si acaso he visto una parodia de CRuz y raya... las percepciones, afortunadamente, cambian con la perspectiva... jaja.
A mí me toco reírme y sorprenderme con el tratamiento de celebridadque leí en alguna revista de esas profundamente españolas y disfrutar por pocos días de su papel de director en la escuela-reality show.
Mientras tanto, asumo que soy uno de los cuatro gatos insomnes que lo ven a la cuasi madrugada de los domingos...

UN beso