2007/09/21

5 minutos más con Calamaro


Curioseando por Ciberescrituras me encontré con una entrevista de Calamaro y su maravilloso Cd, La lengua popular. No puedo evitar hablar de la fuerza, la riqueza musical y lírica de este trabajo de Andrés que no tiene desperdicio y que recreo en estos días de celebraciones, descanso, antojos y somnolencia con mi bebé a bordo. Y, para qué negar el entusiasmo. Calamaro forma parte de mi banda sonora amorosa con créditos y cuadros de honor: letras y sonidos para las relaciones más simples, las estimulantes, las vencidas, las intensas, las intelectuales, las hedonistas, las sexuales, las transitorias, los atascos patológicos, los vacilones que extendiste más de la cuenta, el enamorado sin remedio que te aburría sin parar, los compromisos finitos a la fuerza y la llegada del amor con todas sus letras y sentidos. Por supuesto, y como me refería cruda e irónicamente una amiga en estos días, Calamaro canta hasta la canción que merece alguna indigente emocional a quien agradeces todos los días el favor de llevarse consigo cierta basurita que obstaculizaba el camino... No sé si indigente sea la expresión, prefiero hablar de un ángel que te hizo un favor digno de ser reconocido en las esferas más altas del poder divino...

Calamaro enumera y exorcisa los errores y anuncia el cambio de página: desde la expiación hasta la historia de amor que se escribe sin necesidad de anuncios alcaloides dignos de blognovela. Calamaro canta los errores y la redención, recrea sin tapujos su pasado y se ríe de los errores cometidos: confiesa que después de mucho andar y desandar encontró EL amor. Allí le canta, recrea, desea y celebra la compañía, la paternidad y el compromiso.

Este es el abreboca de La lengua popular, 5 minutos más (minibar)
Que lo disfruten.