2009/05/22

Los Conversatorios de El Librero




Félix Allueva y Juan Carlos Ballesta revisaron la identidad de nuestra música joven


El tercer Conversatorio El Librero de 2009, el pasado 15 de abril, fue un viaje al tiempo en que Henrique Lazo cantaba y también una conexión con un presente en el que el hip-hop ha arrebatado el discurso subversivo que el rock alguna vez tuvo. El autor de Crónicas del rock fabricado acá (Ediciones B) y el coeditor de la revista Ladosis compartieron con el público imágenes reveladoras, reflexiones e interrogantes


Félix Allueva: “Ante la interrogante sobre la música y la juventud, Petete Lizardo, cantante de La Misma Gente, afirma que el rock es rock y punto. En el rock la actitud es básicamente juvenil, tiene mayor conexión con la juventud”.

Juan Carlos Ballesta: “Creer que la música es joven o puede tener edad es una afirmación sujeta a muchas interpretaciones. Existe música que se mantiene joven a través del tiempo, música recién hecha que suena envejecida y gente viejísima que mantiene su espíritu y su propuesta pegado a o actual. La edad, y eso se aplica a la música, es en esencia la que uno quiere tener. El gran logro es cuando puedes componer una canción que se mantiene en el tiempo sin que sea anacrónica. Hay grupos actuales que ya son viejos al nacer y ritmos que desde el primer momento van a ser jóvenes para siempre. Yo empecé haciendo música muy seria (rock sinfónico) y después me dejé de eso”.

Félix Allueva: “El rock venezolano es un coitus interruptus, creemos que ya va a llegar, pero no, no llega. Desde los sesenta hay momentos importantes y períodos de poca producción. Hasta la aparición de grupos como Sentimiento Muerto, Zapato 3 y Desorden Público es que se logra cierta continuidad en la aparición y producción de música joven en el país, un crecimiento lento, pero sostenido”.

Juan Carlos Ballesta: “El rock comienza a tener desarrollo sostenido en el tiempo. La constancia ha sido clave para que éstos sigan siendo jóvenes. El amateurismo es el mal del rock venezolano”.

Marcel Ventura: “La desaparición de los grandes sellos disqueros ha originado la creación de sellos e iniciativas independientes para producir, mercadear y promocionar la música joven hecha en nuestro país, cambiando todo el panorama musical. Los jóvenes pueden componer, registrar y colgar sus trabajos sin necesidad de salir de su casa y sin el apoyo de estos grandes sellos disqueros”.

Félix Allueva: “Antes un grupo daba la vida por ser firmado por un gran sello. Desde los años ochenta comienza el declive de la industria discográfica y aparece el fenómeno de la música indie (independiente), se rompió la cadena tradicional y la producción se realiza en gran parte de manera independiente”.

Marcel Ventura: “Si bien los grupos de finales de los ochenta marcaron pauta al reflejar en sus letras el sentir y la situación que se vivía en Venezuela, actualmente la música joven no refleja las condiciones que vivimos. ¿Qué debe esperarse de la música hecha por jóvenes? ¿Debe reflejar su momento o evitar la radiografía social, la realidad política o económica que sufre?”.

Juan Carlos Ballesta: “Actualmente las letras del rock venezolano no reflejan lo que ocurre en nuestro país. Esto tampoco es una regla, pues se cae en el peligro de fabricar un panfleto que a los 3 ó 5 años puede perder vigencia. La juventud no lo está pasando bien y no lo refleja en sus líricas”.

Félix Allueva: “Mientras que en los años sesenta teníamos personajes contestatarios como El Zigui o el Grupo Syma, actualmente asistimos a un nuevo fenómeno; el hip hop le quitó la iniciativa al rock como respuesta frente a la realidad. El hip hop es el nuevo rock que refleja y canta la situación social, económica y política actual. Ahora en 2009 no terminamos de dar una respuesta contundente que suene a Venezuela. Podemos reconocer la música hecha en Argentina y en México, asistimos a una tercera ola de rock latinoamericano en Colombia, pero no terminamos de dar pie con bola con el sonido venezolano. Somos un país importador y musicalmente mucho más. Consumimos lo que viene de otros países y aunque tenemos a agrupaciones como Los Amigos Invisibles, con tumbao y sello venezolano, todavía 80% del rock venezolano suena a extranjero. Para el mercado internacional no hay grupos que suenen a Venezuela”.

Juan Carlos Ballesta: “Imitar es distinto a asimilar o filtrar influencias. Tan válido es lo que hace un yanomami o un muchacho con un laptop. Amigos Invisibles poseen identidad propia ligada con el venezolano, pero lo más importante es que han sido constantes y no han desmayado frente a las primeras de cambio. El reconocimiento internacional que han logrado Los Amigos los ha llevado a ser exitosos en el ámbito internacional, tanto en el mercado latinoamericano como en el anglosajón”.

Félix Allueva: “En el barrio no se escucha rock”.

Juan Carlos Ballesta: “Es necesario crear el rockatón”.





El próximo Conversatorio El Librero será el miércoles 27 de Mayo, a las 7 pm., en el Centro Cultural Chacao, en torno a la memoria de los inmigrantes con la participación de Guadalupe Burelli, Alejandro Martínez Ubieda, y Susana Soto, tres de los entrevistadores de la serie 20 Testimonios de la Fundación para la Cultura Urbana. El moderador de este encuentro será Harrys Salswach.

3 comentarios:

J. L. Maldonado dijo...

Me gustaron tus artículos de El Librero, bueno todos los artículos. Excelente revista.
Por cierto, me dijeron que la torta estaba "de un sabroso"....pa' la próxima invite, jajaja! Saludos.

ROBERTO ECHETO dijo...

EL PARQUE CABALLITO DEBE SER EL ÚNICO PARQUE DE VENEZUELA QUE ESTÁ EN BUEN ESTADO. Y ESO PORQUE TIENE A LA POLICÍA EN EL SÓTANO.

BESOS.

P.S. UN SÓLO PARQUE EN BUEN ESTADO NO MITIGA LA ARRECHERA QUE DA VER TANTOS PARQUES VUELTOS MIERDA Y EXPANDIENDO EL TÉTANO EN EL MUNDO.

Doña Dakmarcita Hernández de Allueva dijo...

totalmente de acuerdo, querido: te lo paso como dato para que lleves al Ro.
Besito