2009/06/25

Nubia Macías: Todas las ferias son necesarias


Entrevista con la Directora General de la FIL Guadalajara


El Banco del Libro, en alianza con Econoinvest y Cavelibro, unieron esfuerzos para traer los días 11, 12 y 13 de mayo a una invitada de lujo, que anunció los preparativos que adelantan estas organizaciones para la presencia de nuestro país en la próxima edición de la feria de Guadalajara



La experiencia de Macías pareciera tan vasta como la historia de la feria del libro más importante del mundo de habla hispana. Socióloga, relacionista pública y máster en periodismo de El País, ha sido coordinadora de prensa del Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo y responsable de la difusión del 450 aniversario de la ciudad de Guadalajara, en 1992. Su relación con la FIL data desde 1987, cuando le tocó recorrer algunas ciudades de Estados Unidos promoviendo los espacios de la feria. “A pesar de tocar puertas y viajar por casi todo el país, para octubre de ese año sólo habíamos vendido dos stand. Sin embargo, algo maravilloso ocurrió y en quince días aparecieron noventa y ocho bibliotecarios norteamericanos y pudimos realizar la feria”.

La agenda de actividades de la directora se inició el 11 de mayo con una rueda de prensa coordinada por el Banco del Libro y Cavelibro. Esa misma tarde se realizó un conversatorio dirigido a escritores, intelectuales y público en general interesado en conocer las posibilidades culturales y literarias que brinda la feria como espacio para las nuevas tendencias y la participación de autores, libros y eventos organizados desde Venezuela. En este espacio se anunció la participación del Banco del Libro con la presentación de la exposición de “Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes 2009” en el recinto ferial y la exhibición en el Museo Interactivo del Trompo Mágico de la FIL. También se adelantaron detalles sobre algunos foros y encuentros que se realizarán sobre tendencias de la joven literatura venezolana, así como la participación de cuatro escritores que formarán parte de los quinientos autores mundiales invitados a esta edición: Alberto Barrera Tyszka, Rodrigo Blanco, Lucas García y Luis Belmonte. Luego, durante los días 12 y 13 la Cámara del Libro organizó una agenda completa para sus afiliados y un encuentro con los organizadores de las ferias nacionales y regionales del país.

Compartir criterios y experiencias fue la mayor motivación para la visita de Nubia Macías a nuestro país. Para esta gerente, este es el momento para que el mundo de la edición latinoamericana dé el salto a las grandes ligas. “Tenemos que dejar de ser una industria marginal que está a la espera de lo que llega de afuera y aprender a vender nuestros contenidos. Más allá de vender el libro en el entorno inmediato sucede que a pesar de la globalización y el intercambio, los libros no están viajando” asegura.

En ese sentido, la labor del editor es fundamental. En la Feria de Guadalajara pueden conocerse no sólo las oportunidades de mercado y posibilidad de diversificar y los negocios; también existen espacios de promoción para los autores interesados en vender sus derechos. “No tiene sentido la feria si el editor no cumple con su trabajo. El editor debe ir a Guadalajara con una agenda prevista en la que se respeten las citas y se cumplan los compromisos. Los escritores pueden encontrarse con editores que los pueden fichar, pues este es un espacio idóneo para exponerse. Los editores, en consecuencia, tienen que hacer el trabajo de contactarse, las editoriales deben exportar libros, y en el caso del autor, éste debe contar con la ayuda pública o privada y armar su agenda, proponer espacios para difundir su trabajo, contactar a agentes y revistas literarias, hacerlo en colectivo” propone Macías.

Cada año se crean programas para la profesionalización de cada segmento de la cadena producción del libro convirtiendo a la feria en un espacio que facilita el intercambio y el mercadeo. Para la próxima edición de la FIL, a celebrarse entre el 28 de noviembre y el 6 de diciembre, el Foro de Internacional de Editores de la Feria va a tratar sobre la presencia de las Nuevas Tecnologías en la industria editorial. “Mucha gente cree que la tecnología en la industria es sólo el libro digital, un objeto que hasta ahora no es fungible y que en mi opinión nunca desplazará al libro objeto. La presencia de las nuevas tecnologías va más allá: es la página donde se venden los libros, los correos electrónicos, el archivo que se envía para la impresión del libro en otra región. Aunque nos seguimos manejando bajo esquemas de la industria editorial más antiguas, la idea es conocer cómo podemos utilizar estas herramientas y estos nuevos soportes”.

El círculo virtuoso

“Los latinoamericanos tenemos una oportunidad de oro a pesar de la crisis económica mundial. Aprender, evitar los errores sistemáticos y reciclarnos nos ayuda a convertirnos en otra industria editorial. En este momento los editores españoles deben aprender a negociar de otra manera con el mercado editorial latinoamericano, es necesario cambiar las relaciones de producción y las maneras de hacer negocios con otros países”. La realidad que supone la existencia de más de 400 millones de hispanohablantes supone un cambio de dirección en la negociación de los libros en español. “A los latinoamericanos nos han dicho que el español es un país y no una lengua que hablamos en 22 países, extraordinaria y maravillosa. En ninguna otra parte del planeta se venden derechos universales por idioma, por lo que debemos aprender a regionalizar nuestros derechos, aprender a comprar y a vender, pues siempre resultará mucho más caro exportar libros que vender los derechos”.

Favorecer el intercambio y abrir espacios de difusión y promoción de la literatura venezolana son algunas de los objetivos que plantea la presencia de los autores venezolanos convocados especialmente para esta edición junto con las actividades del Banco del Libro en sus programas de acción comunitaria y la exposición de Los Mejores en el pabellón infantil. La idea, según la directora, es estimular el interés por la literatura local y tener mayor presencia el mercado editorial venezolano. La participación de los escritores supone la presencia en foros, encuentros y conversatorios, entrevistas y lecturas, además de compartir escenario con los más reconocidos autores de la literatura en español.

Para la directora de la FIL, un círculo virtuoso es la base de la sinergia en la que se apoya la FIL Guadalajara. El objetivo luce sencillo: que a todo el mundo le vaya bien, según sus propias palabras. “El Comité organizador crea círculos virtuosos donde todos los eslabones de la cadena de producción, las instituciones y las individualidades apuestan al éxito. Aunque saboreamos el gustito de ser la feria del libro más importante, no podemos soltar la rienda y eso nos exige ser muy creativos, contar un equipo súper profesional, súper comprometido en crear círculos virtuosos que mantengan el nivel del patrimonio cultural de la ciudad de Guadalajara, el epicentro editorial del mundo editorial en español. Cuando escuchas a especialistas referirse a la FIL Guadalajara como una feria del primer mundo, les digo que no, que es una feria latinoamericana bien hecha”.

El lector es el eje transversal de la feria. 640 mil personas pasean por las estanterías y dos de cada tres se llevan un libro. Nubia se convierte en un lector más que se pasea por el recinto, asiste a comidas simultáneas, cocteles y talleres. “La feria es una de las cosas más intensas, pues yo la dirijo y sobre todo me encantan las ferias del libro. Son días en los que prácticamente no duermo; pero no la sufro, la gozo al máximo”.

Publicado en El Librero. Junio, 2009
.
Fotografía: Jorge Castillo.