2007/09/23

Apuntes autistas*


(2007)

Alberto Fuguet

Epicentro Aguilar, Editorial Santillana

381 páginas

En sus Apuntes autistas (Aguilar, 2007), Alberto Fuguet documenta un particular collage de travesías por lugares, encuentros y desencuentros a partir de cuatro momentos: viajar, mirar, leer y narrar. Desde su desandar por el mundo con los cinco sentidos dispuestos a conocer, perderse y encontrarse, comparte ideas como ésta:

Cuando leo siento ganas de viajar. De viajar a los lugares que leí.
No todos los escritores escriben sobre lugares reales, se sabe.
Y si bien tienen todo el derecho, me quedo con aquellos que sí lo hacen.
Cuando uno lee una novela que transcurre en un sitio que sí conoce,
el placer aumenta. Uno siente que la entiende mejor.

Novelista, guionista, “cinépata” y viajero, Fuguet recrea en esta oportunidad el tránsito en el que atesora nombres, melodías, imágenes y coordenadas que trascienden la ficción; lugares remotos conocidos o creados gracias al papel, música, cine, directores, escenas, diálogos, actores, músicos, bandas sonoras, rostros e imágenes alrededor del mundo.

Hace diez años apareció Mc Ondo, título que relacionó al autor con un supuesto colectivo antirealismo mágico; hecho que Fuguet se encargó de desmentir, con humor y anécdotas, durante el lanzamiento de la edición conmemorativa de Cien años de soledad (Alfaguara) en nuestra ciudad. “Un escritor no es más que un lector que publica” sentencia el autor que puede ser leído y seguido en sus tres blogs: www.albertofuguet.blogspot.com, www.laspeliculasdemivida.blogspot.com, y www.perdidolapelicula.blogspot.com.



*Publicado en la Guía platinum, número 7.


2 comentarios:

Rodolfo dijo...

¿y Tinta Roja? a mi me encantó Tinta Roja, libro y película. Aunque mi relación fue en orden inverso. Pero claro es una de esas historias con la que yo periodista al fin y al cabo me siento super identificado. Conserva ese sabor que me parece que cada vez existe menos en el periodismo.

Dakmar Hernández de Allueva dijo...

Tienes razón. Tinta roja es maravilloso. Si no lo mencioné fue por razones de espacio y el contexto de la presentación de 100 años en Venezuela, lo que determin. Te la debo. Un beso.