2008/04/21

Borrar el blog


Ufff... había "olvidado" el tránsito y el remedo de gimkana del baño de sol, cambiar pañales, tetazos itinerantes y continuos, sacar gases, bañar, pasear, acariciar con la naricita, susurrar, cantar y volver a empezar. A pesar de la tranquilidad de Andrea (tanto o más que el Sebas, lo que significa un lujo para cualquier madre) es hermoso y absolutamente agotador, sin dudarlo. Ya pasé por los días de sentirme la big mama y ahora el cuerpo se redimensiona, tengo lolas de concurso, toda mi ropa me parece de estreno (mención aparte los regalitos que recibí por mami, claro) y comienzan a aparecer los horarios, sutiles, de comida y sueño. Andamos enamorados en el apartamento. Sebas acaricia uno de los bracitos y los mueve como si fuera una muñeca de porcelana... le sonríe y voltea a mirarnos. Todos arroba (dos), sobrepasados, embelesados, pues. Hay que aprovecharlo al máximo, pasa todo tan rápido.

Estoy en días de entrega y terminando de corregir un libro en el que me acompañaron las pataditas de pre estreno de Andrea. Visito, reviso correo y respondo los comentarios que dejan acá. Gracias por la comprensión en esta semi ausencia que supone que ando con mi koalita de estreno que acapara gran parte de mi tiempo... ya volveré a agarrar el ritmo.

Para no abandonar el ejercicio y a propósito de la manuntención del blog, la vigencia y la escritura, el hartarse o abandonar el blog: altamente recomendable el post que coloca Juliana en Ciberescrituras, uno de mis destinos favoritos y obligados.

Que lo disfruten...

2 comentarios:

J. L. Maldonado dijo...

Mis felicitaciones.

Dakmar H. de Allueva dijo...

¡¡Gracias!!

En respuesta a tu amable invitación, estaré en tu espacio cuando así lo dispongas, gracias por esa invitación de honor...

¡¡Bienvenido siempre!!