2008/08/14

Tránsito


Las baldosas que emulan y disimulan el bulevar trasnochado a lo Río se difuminan entre la desidia y la arena. Justo a unos pocos metros de la esquina la acera desemboca en una suerte de vertedero de troncos y algas donde planean las gaviotas. Sebas examina el color del agua y anuncia cada mañana que el agua es más azul, que si ya es tiempo de poder cruzar la calle y sumergirse en la playa.
Para ver el mar de postal hay que rodar una hora, ni más ni menos. Para eso están las piscinas. Dios salve esos pozos incrustados en los edificios de la Costa, refugio para la clase media arrinconada, vencida y desclasada. Placebo disponible y seguro digo seguro como sinónimo de la antesala con grandes voces y viñetas de desastre a lo "Noticias del fin del mundo"que no aparecen en los reportes ministeriales a lo vitrina de una tienda de SaNrio.
Todo es transito(rio).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esas chocolaticas, buenamozaaa
Moi;)

Dakmar Hernández (de A.) dijo...

Eso sí que te tengo yo... bueno, eso y mi gran humildad.
Besitos!