2008/11/09

Viviendo con un homo zappiens




Sí. Zappiens como término acuñado por Wim Veen para dar cuenta a las generaciones cercanas a la tecnología y futuros traductores de la cambiante y vertiginosa realidad tecnológica y su aplicación diaria:
La del Homo Zappiens es la generación que ha crecido usando tres instrumentos desde su más temprana infancia: el control remoto del televisor, el ratón de sus computadoras, y el teléfono celular. Estos tres artefactos han permitido a los niños de hoy tener control sobre el flujo de información, lidiar con la información abrumadora, seleccionar la información con propiedad, de manera atinada y de acuerdo con sus necesidades.

Motivada por el post que escribiera Juliana sobre la experiencia funesta de quedarse sin conexión a Internet en un hogar con dos adolescentes, creo que es súper interesante la reflexión que realiza sobre las visiones de los docentes del colegio de sus chamos y sus opiniones frente al uso de las nuevas tecnologías como elemento presente en las aulas de clase y fuera de ella .Tengo días armando mis impresiones sobre el reciente seminario de Nuevas tecnologías y educación que acabo de terminar como parte de mi paso por el Programa Integral en línea para la formación de promotores de Lectura del Banco del Libro, (donde contamos con un profe de lujo) y que apuntan un poco a propiciar la reflexión sobre el uso y la valoración de la tecnología y la lectura hipertextual de nuestros pequeños internautas. Toy full de trabajo, pero avanzo. Este no es un tema accesorio, mas bien urgente para quienes ejercemos la docencia o tenemos chicos naturalmente vinculados con la tecnología y de funcionamiento multitasking, como apuesto que son todos, o casi todos los chamos y niños de hoy.
El docente pareciera que se resiste a la inclusión de la computadora, el blog, los rallys virtuales y otras atractivas formas de estrategias educativas a veces con temor de ser superados por sus alumnos en cuanto a aptitud tecnológica: no es un secreto. Lamentablemente, esta es una realidad imposible de evadir que exigirá preparación y apertura por parte del nuevo maestro. Veremos.
Tengo un par de amigos adorables que me han criticado que le regalemos una laptop y la apertura de la cuenta de facebook de mi Sebas-zappiens. Más allá de explicarles que mi actitud es un elemento más de comunicación (como participar de tareas y proyectos escolares, entender complicadísimos nombres de videojuegos, caracteres o comics) y comprensión generacional y tecnológica, que nunca dejo de monitorear las búsquedas y los hábitos internautas de mi chiquitín, existe el temor absolutamente sano por cuestiones de seguridad o la aproximación de personas (pedófilos, etc).
Creo que con asesoría y supervisión, configurar la red para que nuestro hijo no se encuentre en peligro frente a contenidos dudosos y mucha comunicación, podemos contribuir al desarrollo de nuestro pequeño zappiens sin ponerlo en peligro. Quizás comprender que pertenecemos a otra generación nos ayude a comprender mejor la realidad.
Mis amigos aún no tienen hijos. Yo tengo un traductor de 8 años y una bebita de siete meses que ama y muerde a sus libros y grita de emoción frente a contenidos de baby einstein o baby tv.